Martes, 16 de Julio de 2024
Instagram Facebook Twitter Youtube
Por Cristian Muriel
Viernes, 24 de mayo de 2024
El Mariscal de Sajonia
La foto de Toto Caputo con un puñado de adolescentes es sobresaliente. Una enseñanza de los errores del progresismo o esto que hemos dado en llamar kirchnerismo e incluso peronismo, que les ofreció “más Estado” pero los confinó a la intrascendencia; que les dijo “es con todos” pero no se sentó a escucharlos; que en “la Patria es el otro” nunca eran ni “la Patria” ni “el otro”. Y esto no quiere decir que Milei no les esté podando el futuro. Ya tendrán tiempo de arrepentirse.

Los libertarios entendieron los mecanismos para convertirse en interlocutores de esos pibes y pibas y de mucha gente, mientras nosotros seguimos combatiendo la rebeldía con metilfenidato, como si los pendejos tuvieran trastorno por déficit de atención e hiperactividad. ¡Les enseñábamos a hacer compost en el Parque de la Democracia! No por nada, en el medio de una charla con estudiantes secundarios, un alumno le cantó las cuarenta en la cara a Capitanich y después se sumó al espacio libertario.

En la nota de “Time” cuentan por ahí que Milei y el embajador de EEUU se mandan mensajes con emojis de leoncitos. En el Departamento de Estado dicen que Milei está siempre en línea. Lo pueden contactar directamente por Whatsapp a cualquier hora. El vago retuitea a cualquier hijo de vecino, se pone a la altura de todo el mundo, discute a cara descubierta aunque no nos guste el modelo que promueve. Reconoce al otro. Le da un lugar aunque sea un lugar de mierda. Nosotros pontificamos.

El año pasado, en un debate en una comisión de Diputados, el entonces ministro Aníbal Fernández, para coincidir con algo que acababa de decir la diputada Miriam Bregman, usó la frase “la compañerita”. Es algo muy peronista eso: “El compañerito, la compañerita”. Una expresión paternalista que no encierra ningún afecto: es un disciplinamiento descalificante. Por supuesto que Bregman se recalentó y lo puso en su lugar. Aníbal pidió disculpas. A la zurda no le iban a venir con prepotencias de unidad básica.

Seguimos repitiendo errores y le echamos la culpa “al enemigo”. O nos enemistamos con los nuestros. Insisto con lo que pasó estos días con la “candidatura” de Santiago Pérez Pons por varios motivos: primero, porque logró poner en la agenda un tema por afuera de la agenda oficial de Zdero, para la que el Pibe de Oro ya autorizó cinco mil millones de pesos de pauta oficial; segundo, porque agitó a otros compañeros y compañeras que ahora confiesan: “Yo también quiero jugar”; y tercero, porque desnudó el virus del sectarismo en el PJ, una actitud de mierda como la de Aníbal Fernández.

Perón decía: “Dentro de la acción política que se desarrolla todos los días, vemos mucha gente que proviene de otros sectores políticos -que pueden ser del comunismo o pueden ser del conservadorismo, porque de todo hay en la huerta del Señor-. Por aquí han pasado las más diversas tendencias, y a todos les digo exactamente lo mismo: ‘Vean señores, cuando nosotros formamos el justicialismo, vinieron hombres conservadores (…). Del otro lado vinieron sectores socialistas y también del comunismo, y todos esos hombres han mostrado a lo largo de estos años que han sido buenos peronistas. ¿Por qué vamos a presuponer que un hombre que se incorpora hoy en vez de haberlo hecho hace cuarenta y cinco años o hace veinticinco años va a ser peor que esos que se incorporaron entonces? En ese sentido, el Movimiento Justicialista, para ser realmente justicialista, debe admitir que todos los hombres pueden ser buenos, que todos pueden tener razón, e incorporarlos a servir al movimiento”.

Perón también decía que “la política no se aprende, la política se comprende, y solamente comprendiéndola es posible realizarla racionalmente”. Esta conocida cita suya es formidable: “Decía el mariscal de Sajonia que él tenía una mula que lo había acompañado en más de diez campañas, pero decía que la mula no sabía nada de estrategia. Lo peor es que él pensaba que muchos de los generales, que también lo habían acompañado, sabían lo mismo; hay hombres que toda su vida han hecho política, pero nunca la han comprendido. El éxito será siempre para quien la haya comprendido, no para el otro que pretendió aprenderla”.


Editor Responsable: Jorge Tello
redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
Reportero: 3624647631 - Redacción: 3624895748
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.
Desarrollado por Chamigonet - Diseño Tapa: DG ___anny